Ir al contenido principal

Pitbull rescatado de maltrato pasea con su manta por todos los rincones de su casa

Cuando Bub fue acogido por Katharine pasó del miedo a mostrar alegría tomando la manta que lo abrigó en sus primeras noches. La llevó a todas partes, y lo mismo empezó a hacer con una almohada, zapato, y todo lo que encuentra en su camino para mostrar su alegría.

Muchos perritos en el mundo viven en condiciones precarias y en completo abandono. La mayoría de ellos se alegran aunque sea por un segundo al recibir una caricia o comida en la calle, mientras que otros han estado tan tristes que no saben lo que es estar feliz, pero la mejor parte de todo es que más de uno recibe lo que realmente merece cuando es adoptado por una buena familia.

Bub es un pitbull  que fue acogido por Katharine luego de pasar por una vida difícil donde carecía de amor y afecto, cosas que la mujer le entregó una vez que se quedó con él en su casa.

“Venía de situaciones realmente traumáticas. Así que estaba extremadamente cerrado, simplemente no estaba actuando como un perro de verdad y fue realmente horrible verlo, y todo lo que quería era que comenzara a mostrar algo de felicidad”, explicó la dueña a The Dodo.

Él sufre de ansiedad de separación fuerte, no quisieron presionarlo para no empeorar las cosas, así que se tomaron el tiempo necesario para que Bub tomara confianza de a poco. Prepararon una jaula con mantas y almohadas para que descansara separado del resto en su nuevo hogar, y en cuanto abrieron la puerta salió pero volvió a entrar para tomar con su hocico la manta que lo abrigó dentro.

Arrastró el objeto por todos lados y eso lo alegraba como nunca antes. “Agarró su manta y la arrastró, estaba sonriendo y moviendo todo su cuerpo. Solo resoplando como un cerdito y estaba tan feliz que no podía expresarlo por sí mismo, necesitaba conseguir un objeto para mostrárnoslo, o presentarnos algún tipo de regalo”, explicó Katharine al sitio..

La cobija se había convertido en lo más valioso para el perrito rescatado. La paseó por toda la casa y subió a la cama de sus dueños con ella en su hocico.

Este gesto se volvió una costumbre característica en él. A partir de ese momento siempre toma su manta o una de sus almohadas para dar un paseo por la casa. Es su forma de mostrar su alegría, lo cual también hace cuando su dueña regresa a casa, a quien recibe con su manta o cualquier otra cosa en el hocico.

Esta alegría ha contagiado el amor a su familia, y también al otro perrito de la casa llamado Simon, quien también fue rescatado y empezó a imitarlo tomando lo que sea que encuentra en el camino. “Simon decidió que él también quería tener algo en el hocico. Ahora somos recibidos por dos canes que resoplan y se mueven”, contó Katharine a The Dodo.

“Simon decidió que él también quería tener algo en el hocico. Ahora somos recibidos por dos canes que resoplan y se mueven”, contó Katharine al medio..

Mira el video a continuación.

Bub encontró el consuelo y seguridad que tanto necesitaba en su familia y hogar, pero sobre todo en su manta y demás juguetes. Mientras viva con ellos, serán lo más valioso para él porque significan que tiene personas que lo aman y lo cuidan. 

Entradas más populares de este blog

Perro sin hogar tiende su cama diario, para que vean que es un niño bueno y lo adopten

Perro y Bombero pelean por un trapo durante un noticiero en vivo

Marmota roba cosecha de granjero y se la come frente a su cámara de seguridad [VIDEO]

Hombre lleva a su perrito moribundo a su montaña favorita en una carretilla

Manda a su perrita por chetos para no salir de casa y el plan resulta un éxito

Perrita lleva a su cachorro con su dueño para que acaricie a ambos en su regazo

Perro perdido se sube diario al bus buscando a su dueño. Sus ojos llorosos claman ayuda

Regresan a su casa incendiada un mes después y encuentran a su perro esperándolos